Enriquece tu viaje con valiosos tips y consejos. Selecciona la etapa abajo para descubrir más sobre el crecimiento de tu hijo..
TU HIJO DE 1 A 3 AÑOS DE EDAD
2 años de edad
El desarrollo de tu hijo
Tips para mamás
Nutrición
content area gradient
El desarrollo de tu hijo
Desarrollo cognitivo

Tu hijo ahora puede comprender descripciones y responder como corresponde, como "Toma la pelota grande". También puede reconocer el alfabeto.

Desarrollo del habla

Tiene la habilidad para hablar claramente y comenzar a utilizar pronombres como "yo" y "tú". Quizá también pueda contar del 1 al 5, o incluso hasta el 10.

Desarrollo motor

Puede brincar con los dos pies juntos, equilibrarse con un pie, escalar obstáculos pequeños y patear.

Desarrollo social y emocional

Tu hijo es más seguro de sí mismo y puede establecer relaciones con niños de su misma edad y más grandes, y tratará de hacer cosas por sí solo.

Tips para mamás
Dale a tu hijo atención y consuelo

Es importante que le des a tu hijo la atención y el consuelo que necesita para que sepa que siempre estarás con él. Esto le brinda confianza para descubrirse a sí mismo y conquistar lo desconocido.

Ayuda a tu hijo a enfrentarse a la separación

Pronto, tu hijo tendrá que ir a lugares solo y estará separado de ti por largos periodos de tiempo. Siempre asegúrale que volverás por él, y aunque reaccione de manera negativa en tu ausencia, aprenderá que siempre regresarás.

Nutrición
Antes de servirle comida a tu hijo, siempre asegúrate de que los alimentos estén machacados, rebanados o picados en pequeñas porciones para prevenir atragantamientos.

Calcio

Tu hijo necesita 800 miligramos (mg) de calcio al día para desarrollar huesos y dientes fuertes, mejorar la función de los nervios y músculos, y ayudar a la coagulación sanguínea. Las mejores fuentes de calcio son la leche y los productos lácteos como la leche, el yogurt y el queso. Se recomienda dar a tu hijo leche de crecimiento fortificada con prebióticos y probióticos para promover un sistema digestivo saludable.

Fibra

Tu hijo necesita 25 gramos (g) de fibra al día para ayudar a la digestión y prevenir el estreñimiento. Las frutas, las verduras, los granos enteros y los frijoles son ricos en fibra.

Proteína

Tu hijo necesita 22 gramos (g) de proteína al día para desarrollar y reparar células y tejidos. Los alimentos ricos en proteínas incluyen leche, yogurt, manteca de maní, frijoles, panes, carne magra, pescado y aves.

Carbohidratos

Tu hijo necesita 130 gramos (g) de carbohidratos al día como fuente principal de energía. Los alimentos ricos en carbohidratos son el arroz integral, el pan integral, las tortillas y las pastas.

Vitaminas

Vitamina A: Tu hijo necesita 1320 unidades o 400 microgramos (mcg) ER (equivalentes de retinol) de Vitamina A al día para ayudar la visión y el crecimiento de huesos, prevenir infecciones; y promueve el crecimiento celular y de tejido, especialmente el cabello, las uñas y la piel. Las frutas y las verduras ricas en vitamina A son las zanahorias, las espinacas, los mangos, el brócoli y la papaya.

Vitamina B: Las vitaminas B incluye B1 (tiamina), B2 (riboflavina), B6, B12 y ácido fólico, las cuales brindan energía y ayudan a absorber nutrientes. La vitamina B6 protege de enfermedades e infecciones, mientras que la vitamina B12 es utilizada para desarrollar glóbulos rojos. Cada día, tu hjo necesita 0.6 miligramos (mg) de vitamina B1, 0.6 mg de vitamina B2, 0.6mg de vitamina B6, y 1.2mcg de vitamina B12. Las mejores fuentes de vitaminas B son el pan integral, el arroz integral, frijoles, carne magra, pescado y huevos.

Vitamina C: Tu hijo necesita 25 miligramos (mg) de vitamina C al día para desarrollar y reparar glóbulos rojos, huesos y tejidos; impulsar al sistema inmune y prevenir infecciones. También ayuda al cuerpo a absorber mejor el hierro. Los alimentos ricos en vitamina C son la naranja, la papaya, el kiwi, el brócoli y el mango.

Vitamina D: Tu hijo necesita 400 unidades o 10 microgramos (mcg) de vitamina D al día para ayudar la absorción de calcio y desarrollar dientes y huesos, impulsar al sistema inmune y regular el crecimiento de células. Los alimentos ricos en vitamina D son el yogurt, el pescado y la leche fortificada,

Vitamina E: Tu hijo necesita 10.5 unidades o 7 miligramos (mg) de vitamina E al día para inhibir la producción de radicales libres, impulsar al sistema inmune y reparar el ADN. Los alimentos ricos en vitamina E son los kiwis, los mangos y la crema de cacahuate.

Vitamina K: Tu hijo necesita 15 microgramos (mcg) de vitamina K al día para apoyar la coagulación sanguínea y fortalecer los huesos. Las verduras ricas en vitamina K incluyen espinaca, brócoli, chícharos y zanahorias.

Minerales

Hierro: Tu hijo necesita 10 miligramos (mg) de hierro al día para apoyar la producción de hemoglobina y mioglobina, las cuales son pigmentos celulares que guardan oxígeno en la sangre y en los músculos. Los alimentos con alto contenido de hierro son el pescado, la carne y las aves de corral; las verduras con hojas verde fuerte (espinaca), los frijoles, y el pan integral. Evita el tiburón, el pez espada, el marlín, y comer regularmente atún, ya que estos pescados son conocidos por contener mercurio.

Potasio: Tu hijo necesita 3800 miligramos (mg) de potasio al día para mantener una presión sanguínea saludable y controlar el balance de agua en el cuerpo. Los alimentos ricos en potasio son las frutas y verduras como las papas, las pasas, los jitomates, los plátanos y las espinacas.

Magnesio: Tu hijo necesita 130 miligramos (mg) de magnesio al día para ayudar el mantenimiento de músculos y nervios, mantener un ritmo cardíaco constante, apoyar al sistema inmune y tener huesos fuertes. Los alimentos ricos en magnesio son la avena, el arroz integral y los plátanos.

Zinc: Tu hijo necesita 5 miligramos (mg) de zinc al día para apoyar a la digestión y al metabolismo. La leche, el queso, el yogurt, el arroz integral, la carne magra, las aves de corral y el pescado son ricos en zinc. Sin embargo, corta las grasas de la carne antes de cocinarla, ya que éstas pueden contener químicos.

friso nested image
side banner top
side banner background
side banner background
nested bloc image
Friso Gold Etapa 3
A partir de 1 año en adelante. Leche para el crecimiento.
Friso Gold 3 está especialmente formulada para alcanzar las demandas nutricionales del desarrollo total de un niño en crecimiento.
El desarrollo de tu hijo
Tips para mamás
Nutrición
Desarrollo cognitivo

Tu hijo ahora puede comprender descripciones y responder como corresponde, como "Toma la pelota grande". También puede reconocer el alfabeto.

Desarrollo del habla

Tiene la habilidad para hablar claramente y comenzar a utilizar pronombres como "yo" y "tú". Quizá también pueda contar del 1 al 5, o incluso hasta el 10.

Desarrollo motor

Puede brincar con los dos pies juntos, equilibrarse con un pie, escalar obstáculos pequeños y patear.

Desarrollo social y emocional

Tu hijo es más seguro de sí mismo y puede establecer relaciones con niños de su misma edad y más grandes, y tratará de hacer cosas por sí solo.

Dale a tu hijo atención y consuelo

Es importante que le des a tu hijo la atención y el consuelo que necesita para que sepa que siempre estarás con él. Esto le brinda confianza para descubrirse a sí mismo y conquistar lo desconocido.

Ayuda a tu hijo a enfrentarse a la separación

Pronto, tu hijo tendrá que ir a lugares solo y estará separado de ti por largos periodos de tiempo. Siempre asegúrale que volverás por él, y aunque reaccione de manera negativa en tu ausencia, aprenderá que siempre regresarás.

Antes de servirle comida a tu hijo, siempre asegúrate de que los alimentos estén machacados, rebanados o picados en pequeñas porciones para prevenir atragantamientos.

Calcio

Tu hijo necesita 800 miligramos (mg) de calcio al día para desarrollar huesos y dientes fuertes, mejorar la función de los nervios y músculos, y ayudar a la coagulación sanguínea. Las mejores fuentes de calcio son la leche y los productos lácteos como la leche, el yogurt y el queso. Se recomienda dar a tu hijo leche de crecimiento fortificada con prebióticos y probióticos para promover un sistema digestivo saludable.

Fibra

Tu hijo necesita 25 gramos (g) de fibra al día para ayudar a la digestión y prevenir el estreñimiento. Las frutas, las verduras, los granos enteros y los frijoles son ricos en fibra.

Proteína

Tu hijo necesita 22 gramos (g) de proteína al día para desarrollar y reparar células y tejidos. Los alimentos ricos en proteínas incluyen leche, yogurt, manteca de maní, frijoles, panes, carne magra, pescado y aves.

Carbohidratos

Tu hijo necesita 130 gramos (g) de carbohidratos al día como fuente principal de energía. Los alimentos ricos en carbohidratos son el arroz integral, el pan integral, las tortillas y las pastas.

Vitaminas

Vitamina A: Tu hijo necesita 1320 unidades o 400 microgramos (mcg) ER (equivalentes de retinol) de Vitamina A al día para ayudar la visión y el crecimiento de huesos, prevenir infecciones; y promueve el crecimiento celular y de tejido, especialmente el cabello, las uñas y la piel. Las frutas y las verduras ricas en vitamina A son las zanahorias, las espinacas, los mangos, el brócoli y la papaya.

Vitamina B: Las vitaminas B incluye B1 (tiamina), B2 (riboflavina), B6, B12 y ácido fólico, las cuales brindan energía y ayudan a absorber nutrientes. La vitamina B6 protege de enfermedades e infecciones, mientras que la vitamina B12 es utilizada para desarrollar glóbulos rojos. Cada día, tu hjo necesita 0.6 miligramos (mg) de vitamina B1, 0.6 mg de vitamina B2, 0.6mg de vitamina B6, y 1.2mcg de vitamina B12. Las mejores fuentes de vitaminas B son el pan integral, el arroz integral, frijoles, carne magra, pescado y huevos.

Vitamina C: Tu hijo necesita 25 miligramos (mg) de vitamina C al día para desarrollar y reparar glóbulos rojos, huesos y tejidos; impulsar al sistema inmune y prevenir infecciones. También ayuda al cuerpo a absorber mejor el hierro. Los alimentos ricos en vitamina C son la naranja, la papaya, el kiwi, el brócoli y el mango.

Vitamina D: Tu hijo necesita 400 unidades o 10 microgramos (mcg) de vitamina D al día para ayudar la absorción de calcio y desarrollar dientes y huesos, impulsar al sistema inmune y regular el crecimiento de células. Los alimentos ricos en vitamina D son el yogurt, el pescado y la leche fortificada,

Vitamina E: Tu hijo necesita 10.5 unidades o 7 miligramos (mg) de vitamina E al día para inhibir la producción de radicales libres, impulsar al sistema inmune y reparar el ADN. Los alimentos ricos en vitamina E son los kiwis, los mangos y la crema de cacahuate.

Vitamina K: Tu hijo necesita 15 microgramos (mcg) de vitamina K al día para apoyar la coagulación sanguínea y fortalecer los huesos. Las verduras ricas en vitamina K incluyen espinaca, brócoli, chícharos y zanahorias.

Minerales

Hierro: Tu hijo necesita 10 miligramos (mg) de hierro al día para apoyar la producción de hemoglobina y mioglobina, las cuales son pigmentos celulares que guardan oxígeno en la sangre y en los músculos. Los alimentos con alto contenido de hierro son el pescado, la carne y las aves de corral; las verduras con hojas verde fuerte (espinaca), los frijoles, y el pan integral. Evita el tiburón, el pez espada, el marlín, y comer regularmente atún, ya que estos pescados son conocidos por contener mercurio.

Potasio: Tu hijo necesita 3800 miligramos (mg) de potasio al día para mantener una presión sanguínea saludable y controlar el balance de agua en el cuerpo. Los alimentos ricos en potasio son las frutas y verduras como las papas, las pasas, los jitomates, los plátanos y las espinacas.

Magnesio: Tu hijo necesita 130 miligramos (mg) de magnesio al día para ayudar el mantenimiento de músculos y nervios, mantener un ritmo cardíaco constante, apoyar al sistema inmune y tener huesos fuertes. Los alimentos ricos en magnesio son la avena, el arroz integral y los plátanos.

Zinc: Tu hijo necesita 5 miligramos (mg) de zinc al día para apoyar a la digestión y al metabolismo. La leche, el queso, el yogurt, el arroz integral, la carne magra, las aves de corral y el pescado son ricos en zinc. Sin embargo, corta las grasas de la carne antes de cocinarla, ya que éstas pueden contener químicos.

Artículos de interés
Tu hijo y la resistencia natural de su cuerpo
Los primeros años de vida de un niño son una aventura interesante. Desde consumir sus primeros sólidos, la dentición, comenzar a gatear, hasta hablar. Tu hijo lleva una vida ocupada diariamente absorbiendo rápidamente nuevos conocimientos. Por consiguiente, tu hijo debe tener una buena salud para crecer y aprender bien. Y una buena salud comienza con un buen intestino.
La nutrición para pequeños de 1 a 3 años de edad
Los primeros años de la vida de tu hijo son un período crucial para su desarrollo físico y psicológico. Los padres deben recordar que su hijo requiere una nutrición diferente en las distintas etapas para lograrlo. Tomando a la proteína como ejemplo, aunque es un nutriente importante, necesita ser introducida gradualmente. Agregar proteína abruptamente en la dieta de tu hijo puede ser dañino para su salud.
Lo que debes saber acerca de la Fibra Dietética para tu hijo
Quizá hayas escuchado sobre la fibra alimentaria (o fibra dietética), y todos sus beneficios para la salud. Este artículo es una introducción sobre la fibra dietética que ayudará a convertirte en un padre que prepara la porción adecuada de fibra en la dieta de su hijo.
email
email
email
email
Gracias por tu interés en los productos Friso.
Si tienes una pregunta, duda o comentario respecto a nuestros productos, servicios o la compañía, por favor llena esta forma.
Newsletter
Mantente al tanto
Ingresa
Mantente al tanto
Ingresa
Mantente al tanto
Ingresa
Mantente al tanto
Ingresa
phone icon
LÍNEA DE ATENCIÓN FRISO +52(33)36781600
Horario de oficina: Lunes a viernes de 9 a.m a 5 p.m