Enriquece tu viaje con valiosos tips y consejos. Selecciona la etapa abajo para descubrir más sobre el crecimiento de tu hijo..
TU HIJO DE 1 A 3 AÑOS DE EDAD
Artículos de interés
Artículos de interés
side banenr gradient
Lo que debes saber acerca de la Fibra Dietética para tu hijo
Quizá hayas escuchado sobre la fibra alimentaria (o fibra dietética), y todos sus beneficios para la salud. Este artículo es una introducción sobre la fibra dietética que ayudará a convertirte en un padre que prepara la porción adecuada de fibra en la dieta de su hijo.

¿Qué es la fibra dietética?
La fibra dietética es la porción indigerible de las plantas. Hay dos grandes tipos de fibra, los cuales son conocidos como fibra soluble y fibra insoluble. La fibra insoluble puede expandirse en nuestro intestino, regulando los movimientos intestinales y previniendo el estreñimiento, manteniendo un colon saludable. También agrega volumen a nuestra comida, haciéndote sentir satisfecho más rápidamente. Esto puede reducir el apetito, lo cual es útil para aquellos que están tratando de bajar de peso. 

¿Qué tipo de alimentos debemos comer para obtener fibra insoluble? Aquí hay algunos ejemplos: productos alimenticios integrales o de grano entero, pan integral, semillas, nueces, frutas y verduras. Por otro lado, la fibra soluble ayuda a reducir los niveles de colesterol en la sangre y a regular los niveles de azúcar en la sangre, por consiguiente reduce el riesgo de enfermedades del corazón y mejora tu condición si padeces diabetes. Para obtener fibra soluble, debemos comer más frutas, verduras, soya y avena. 

Ya que cada tipo de fibra tiene sus beneficios únicos e importantes para la salud, los nutriólogos recomiendan que tomemos los dos tipos de fibra adecuadamente. La manera más simple de hacerlo es incluir alimentos ricos en fibra dentro de nuestra dieta diaria.
 
¿Cuánta fibra necesita un niño?
En Estados Unidos y Canadá, los nutriólogos sugieren que los adultos tomen alrededor de 15 gramos de fibra por día. Esto es más bajo que lo recomendado que es 25-35 gramos al día. Sin embargo, la ingesta de fibra de los niños debe ser ajustada adecuadamente, normalmente es un poco menos de la mitad que la ingesta de los adultos. Los expertos también enfatizan que los niños deben tomar fibra de manera gradual para evitar una sobredosis, ya que mucha fibra puede generar efectos negativos también. Por ejemplo:
  • Antes de que tu hijo obtenga suficiente comida y nutrición, ya se siente satisfecho debido a una gran cantidad de fibra.
  • Entorpece la absorción del cuerpo de calcio, zinc, hierro y otros minerales. Esto representará un problema para los niños cuya dieta ya contiene una cantidad limitada de minerales. 
¡Atención, mamás! Aquí hay algunos recordatorios acerca del consumo de fibra de tu hijo: 
  • Evita cereales ricos en fibra durante el desayuno, tales como salvado. 
  • El pan blanco es una buena opción para su edad, y puedes darle a tu hijo pan integral después de un año de edad. 
  • Dale a tu hijo frutas y verduras que sean adecuadas para su edad.
  • Estimula a tu hijo para que beba más líquidos, tales como agua, leche, sopa, y jugo de fruta diluído. 
Un ejemplo de las opciones de líquidos que le puedes dar a tu hijo es la leche de crecimiento Friso Gold, la cual tiene nutrientes esenciales y, a su vez tiene prebióticos que mantienen la salud intestinal de tu hijo, previniendo el estreñimiento y la diarrea.

Artículos de interés
Tu hijo y la resistencia natural de su cuerpo
Los primeros años de vida de un niño son una aventura interesante. Desde consumir sus primeros alimentos sólidos, la dentición, comenzar a gatear, hasta hablar. Tu hijo lleva una vida diaria ocupada absorbiendo rápidamente nuevo conocimientos. Por consiguiente, tu hijo debe tener una buena salud para crecer y aprender bien. Y una buena salud comienza con un buen intestino.

Un buen intestino mantiene a tu hijo protegido de padecimientos y enfermedades, especialmente de dos males comunes durante la infancia: la diarrea y el estreñimiento. Cuando el sistema inmune es fuerte y funciona adecuadamente, produce anticuerpos que proveen una defensa natural contra organismos patógenos. Friso®Gold ayuda a incrementar el número de bacterias amigables para que el sistema de defensa de tu hijo reciba el impulso necesario.

Mientras te aseguras de cuidar una buena higiene, no te preocupes de más si tu hijo se expone a algunos gérmenes. Están ayudando a fortalecer su inmunidad, para que pueda ser lo suficientemente fuerte para explorar el mundo mientras se mantiene seguro, feliz y sano.
La nutrición para pequeños de 1 a 3 años de edad
Los primeros años de la vida de tu hijo son un periodo crucial para su desarrollo físico y psicológico. Los padres deben recordar que su hijo requiere una nutrición diferente en las  etapas distintas para lograrlo. Tomando a la proteína como ejemplo, aunque es un nutriente importante, necesita ser introducida gradualmente. Agregar proteína abruptamente en la dieta de tu hijo puede ser dañino para su salud.

1 - 3 años de edad
A esta edad, a la mayoría de los pequeños les estarán creciendo los dientes, y por ello su dieta puede cambiar gradualmente de líquidos a sólidos. El número de comidas puede seguir el estándar de un adulto de 3 comidas al día, con 2 pequeñas comidas adicionales de alimentos saludables. Una dieta balanceada es importante, tu hijo puede comer arroz, carne, verduras verdes y frutas. También deja que beba por lo menos 2 tazas de leche al día para incrementar su consumo de calcio.
Lo que debes saber acerca de la Fibra Dietética para tu hijo
Quizá hayas escuchado sobre la fibra alimentaria (o fibra dietética), y todos sus beneficios para la salud. Este artículo es una introducción sobre la fibra dietética que ayudará a convertirte en un padre que prepara la porción adecuada de fibra en la dieta de su hijo.

¿Qué es la fibra dietética?
La fibra dietética es la porción indigerible de las plantas. Hay dos grandes tipos de fibra, los cuales son conocidos como fibra soluble y fibra insoluble. La fibra insoluble puede expandirse en nuestro intestino, regulando los movimientos intestinales y previniendo el estreñimiento, manteniendo un colon saludable. También agrega volumen a nuestra comida, haciéndote sentir satisfecho más rápidamente. Esto puede reducir el apetito, lo cual es útil para aquellos que están tratando de bajar de peso. 

¿Qué tipo de alimentos debemos comer para obtener fibra insoluble? Aquí hay algunos ejemplos: productos alimenticios integrales o de grano entero, pan integral, semillas, nueces, frutas y verduras. Por otro lado, la fibra soluble ayuda a reducir los niveles de colesterol en la sangre y a regular los niveles de azúcar en la sangre, por consiguiente reduce el riesgo de enfermedades del corazón y mejora tu condición si padeces diabetes. Para obtener fibra soluble, debemos comer más frutas, verduras, soya y avena. 

Ya que cada tipo de fibra tiene sus beneficios únicos e importantes para la salud, los nutriólogos recomiendan que tomemos los dos tipos de fibra adecuadamente. La manera más simple de hacerlo es incluir alimentos ricos en fibra dentro de nuestra dieta diaria.
 
¿Cuánta fibra necesita un niño?
En Estados Unidos y Canadá, los nutriólogos sugieren que los adultos tomen alrededor de 15 gramos de fibra por día. Esto es más bajo que lo recomendado que es 25-35 gramos al día. Sin embargo, la ingesta de fibra de los niños debe ser ajustada adecuadamente, normalmente es un poco menos de la mitad que la ingesta de los adultos. Los expertos también enfatizan que los niños deben tomar fibra de manera gradual para evitar una sobredosis, ya que mucha fibra puede generar efectos negativos también. Por ejemplo:
  • Antes de que tu hijo obtenga suficiente comida y nutrición, ya se siente satisfecho debido a una gran cantidad de fibra.
  • Entorpece la absorción del cuerpo de calcio, zinc, hierro y otros minerales. Esto representará un problema para los niños cuya dieta ya contiene una cantidad limitada de minerales. 
¡Atención, mamás! Aquí hay algunos recordatorios acerca del consumo de fibra de tu hijo: 
  • Evita cereales ricos en fibra durante el desayuno, tales como salvado. 
  • El pan blanco es una buena opción para su edad, y puedes darle a tu hijo pan integral después de un año de edad. 
  • Dale a tu hijo frutas y verduras que sean adecuadas para su edad.
  • Estimula a tu hijo para que beba más líquidos, tales como agua, leche, sopa, y jugo de fruta diluído. 
Un ejemplo de las opciones de líquidos que le puedes dar a tu hijo es la leche de crecimiento Friso Gold, la cual tiene nutrientes esenciales y, a su vez tiene prebióticos que mantienen la salud intestinal de tu hijo, previniendo el estreñimiento y la diarrea.

Alimentos seguros, la responsabilidad de los padres
El entorno del hogar puede ser a veces una clase de pequeño campo minado para un niño. Además de los accidentes comunes dentro de la casa, una de las razones más frecuentes de la hospitalización de un niño es normalmente la negligencia de sus padres con respecto a una alimentación segura. Ya que un niño pequeño tiene un sistema inmune más débil en comparación con un adulto, los padres deben ser especialmente cuidadosos cuando proporcionan alimentos a sus hijos.

Si compras alimentos congelados, refrigéralos tan pronto como llegues a casa para prevenir el crecimiento de bacterias. Estos alimentos también deben ser consumidos pronto, ya que refrigerarlos por un largo tiempo reduce su frescura. ¡Ponerle un alto al crecimiento bacteriano es la clave para prevenir la intoxicación por alimentos! 

Con respecto al proceso de lavado, realmente varía de acuerdo al tipo de comida. Por ejemplo, las verduras deben ser lavadas con agua antes de cocinarlas, y el área del tallo debe ser cortada porque los pesticidas tienden a acumularse ahí. De ser posible, sumerge las verduras en agua con sal por un tiempo antes de cocinarlas. Con respecto a las frutas, es mejor pelar una pequeña porción de la carne junto con la piel, ya que algunos pesticidas pudieron haber penetrado en ellas. 

Cuando laves pescado, asegúrate de lavar bien las partes escurridizas y con sangre. Los pescados de agua salada pueden ser lavados con agua salada. Con respecto a las carnes, es mejor remover las grasas porque los alimentos residuales y los pesticidas se pueden acumular ahí. También puedes cortar la carne en pequeños pedazos y hervirlos por medio minuto antes de cocinarla. Esto ayudará a remover los tóxicos residuales en la carne. 

Ya que el propósito de lavar es eliminar las bacterias y los gérmenes, esto se ve afectado si quien lo hace no tiene una buena higiene personal. Por ello, los padres siempre deben lavarse las manos antes de cocinar, y quitarse los accesorios tales como anillos o relojes, para que las bacterias acumuladas en los pequeños rincones no contaminen la comida. También recuerda lavarte las manos después de cambiarle los pañales a tu pequeño y antes de entrar en contacto con los alimentos nuevamente. 

En general, calentar los alimentos a 75°C  por más de un minuto es adecuado para eliminar la mayoría de las bacterias. Al calentar una sopa, asegúrate de hervirla otra vez y comprueba que tenga una temperatura adecuada antes de servirla a tu bebé. 
Los beneficios de los probióticos para tu hijo
¿"Por qué mi hijo necesita bacterias"? Si esta pregunta se te vino a la cabeza cuando viste que nuestros productos contienen "bacterias amigables" (conocidas como "probióticos"), ten por seguro que no estás sola. Para llegar al fondo de este misterio, necesitamos entender primero qué son los probióticos. De acuerdo a la Organización de Alimentos y Agricultura de Estados Unidos (FAO) y la Organización Mundial de Salud Animal (OIE). los "probióticos" se definen como microorganismos que proveen beneficios de salud al consumidor cuando se toman en una cantidad suficiente suficiente. Un tipo común de probióticos son los Lactobacilos encontrados en bebidas lácteas ácidas (por ejemplo el yogurt y las bebidas de leche con cultivos lácteos).

El rol principal de los probióticos es mantener la salud intestinal. Nuestros intestinos contienen un cierto número de bacterias malignas que pueden dañar las paredes intestinales si no se regulan. Los probióticos ayudan a mantener el balance inhibiendo las actividades de estas  bacterias malignas, compitiendo por espacio y recursos, de esta manera reducen el número de bacterias malignas e impulsan nuestra salud intestinal. 

Los padres frecuentemente se preocupan cuando su pequeño experimenta un malestar estomacal. Los intestinos sensibles son propensos a la diarrea, mientras que la ausencia de movimientos intestinales pueden llevar al estreñimiento. Estos problemas pueden agravarse debido a un nivel bajo de probióticos en el intestino de tu bebé. 

Existe en el mercado un amplio rango de productos alimenticios con probióticos para niños para que los padres escojan entre leche en polvo y bebidas lácteas ácidas. Estos estimulan el crecimiento de probióticos en el intestino de tu hijo, inhibiendo el crecimiento de bacterias malignas mientras mejora los movimientos intestinales. Por consiguiente, se enfocan tanto en la diarrea como en los problemas de estreñimiento que tu hijo pueda tener. Además, los probióticos pueden mejorar el sistema inmune de tu hijo. Con una consumo suficiente de probióticos, verás las mejoras en los problemas tales como irritación de la piel y nariz tapada.

Toma en cuenta que la mayoría de los probióticos no pueden sobrevivir en altas temperaturas (> 40°C), por lo que nunca sobre calientes  productos que contengan probióticos, ya que su efectividad será reducida de manera considerable. 
Gran alteración... pero muchas recompensas
La llegada de un hijo cambia la vida de pareja, trayendo cambios drásticos y mucho estrés. Quizá no pueda ser obvio a la primera, pero hay una satisfacción extrema esperando cuando venzas estos primeros retos con tu pareja.

El estrés como una bola de nieve
Justo desde el día 1, tu hijo renueva tu reloj interno. Pierdes el sueño y pierdes concentración al trabajar. Cabeceas y te mantienes despierta en horarios incorrectos. Continúa al día siguiente en un ciclo sin parar. La otra cara de esto es que puedes desarrollar un vínculo fuerte con tu pareja, mientras aprendes a realizar varias actividades a la vez, a tomar turnos con el bebé y a trabajar como un equipo.

Menos tiempo
Mientras llegan nuevas rutinas y se organizan con el bebé te darás cuenta de que hay menos tiempo para ti y tu pareja, para las cosas que disfrutaban hacer juntos o individualmente. La otra cara: apreciarás más el tiempo que tienes.

Un romance inesperado
Cuando puedan, hagan el esfuerzo de tomarse un tiempo y tengan citas. Una noche fuera y privada comienza a ser divertido y exclusivo nuevamente. Eso es bueno, pero en la otra cara, las pequeñas cosas también comienzan a ser importantes. Platicar acerca de su día mientras lavan los platos o ponerse al día antes de dormir. Son las escenas no románticas que pueden producir momentos significativos sorpresivamente.

Peleas
La pasión se inclina hacia ambos lados. Una relación fuerte usualmente provoca discusiones fuertes. Si llegaran a discutir frente al pequeño, asegúrense de hacer las paces frente a él también. La otra cara es que pelear es una oportunidad importante, que no puede ser pasada por alto, para enseñarle a tu bebé la paciencia, la comprensión y la resolución de problemas.

Emociones encontradas
¿Celoso de que tu hijo demande mucho de la atención de tu pareja? ¿Te sientes culpable de sentirte cansado de tu bebé? Y pensabas que sólo las mujeres se ponían hormonales. No te sientas ansioso acerca de tener emociones encontradas. Éstas desaparecerán una vez que las dejes salir. Al final, te sentirás sin miedo. Serás padre, un hombre redefinido, un nuevo nivel de hombre. La otra cara de todo el miedo y la duda es un coraje inmensurable. Por lo que mírate a ti mismo como un héroe natural. Sé flexible, mantente relajado y controlado, incluso mientras aprendes a cambiar pañales, cargar al bebé adecuadamente, alimentarlo y haciéndolo eructar, luego duérmelo. La otra cara de esos pequeños dolores de cabeza es que estas labores son temporales. Atesora esta experiencia, porque los niños crecen y muy rápido.

Cultivando el carácter de tu pequeño
Educar a tu hijo durante los primeros años es esencial para su crecimiento y desarrollo. Requiere tiempo, paciencia y perseverancia, pero te recompensa cuando lo ves crecer con un sentido del carácter y de la responsabilidad.

El sentido del deber
Comienza poco a poco a darle pequeñas tareas para lograr. Puedes intentar esto:
  • Recoge parte de la mesa después de comer.
  • Recoge tus juguetes
  • Hacer pares de calcetines
  • Apagar la televisión o las luces
Esto sienta las bases para su progreso en tareas más complejas. Algunas labores adecuadas para los pequeños incluyen:
  • Poner platos (irrompibles), utensilios, tazas sobre la mesa
  • Servir cereal seco
  • Guardar la ropa doblada en el cajón
  • Detener la puerta a otros
  • Cargar pequeñas cosas del coche hacia o desde la casa
Estimular una mente joven
Es bueno hacer del aprendizaje una parte natural de la vida diaria. Lo que necesitas es ser consciente de todas las oportunidades alrededor tuyo. Los eventos de cada día pueden convertirse en competencias divertidas y retos para estimular la curiosidad. Aquí hay algunos ejemplos:
  • Déjalo repetir palabras después de ti, e indica los objetos, colores, formas correspondientes, etc.
  • Haz preguntas abiertas y preguntas de seguimiento para estimular la conversación.
  • Realiza juegos repetitivos para mejorar la memoria y la atención.
  • Canaliza sus intereses en un nuevo territorio: si le encanta estar afuera, házle una caja para que siembre y vea crecer crecer plantas pequeñas en el jardín.
Recuerda felicitar a tu hijo cuando cumpla una tarea. Dile qué tan responsable es al realizar sus labores. Esto la ayudará a empezar a comprender la responsabilidad y ver que tiene un rol significativo dentro de la familia.

Los modales hacen al hombre
Comienza a enseñarle los modales a temprana edad cuando tu hijo ya pueda hablar. Concéntrate en las "palabras mágicas". Dile que tiene un poder secreto, incluso, sobre adultos. Felicítalo cuando aprenda los modales, y esto lo alimentará en su deseo de aprender y dominar nuevas palabras
  • "Por favor" - cuando quiera algo
  • "Gracias" - cuando reciba algo
  • "Disculpa" - cuando quiera la atención de alguien
  • "Perdón" - cuando ha hecho algo malo
Enséñale y después recuérdaselo una y otra vez. Para inculcarle la cortesía como un hábito, deberás recompensarlo con tu atención y felicitación. Escucha atentamente y responde adecuadamente.

Compartir y hacer amigos
Mientras que tu pequeño comienza a comunicarse con otros pequeños y a formar amistades, pon atención. Él ya comienza a formar su propia identidad, a ser él mismo, y naturalmente a reclamar la pertenencia de lo que es suyo. Sus juguetes, su cama, su casa. Esto explica por qué los pequeños pocas veces comparten sin una indicación.
Dejar que los pequeños jueguen juntos es útil para comprender la diferencia entre posesión y propiedad. (¡Sin olvidar los modales!) Cuando 2 pequeños comienzan a pelear por un juguete, sugiere alternativas sociales:
  • Tomar turnos
  • Pide permiso amablemente
  • Ofrece un trato
Recuerda estar lista para felicitar y recompensar a tu hijo cuando haga algo correctamente. Esto le permite entender mejor cómo funciona la sociedad, cuando ve los beneficios de comportarse apropiadamente.

Bacteria: un amigo dudoso
Quizá ya te hayas encontrado con el término "probióticos", también conocido como bacteria amigable. ¿Pero qué es exactamente una bacteria amigable? ¿Y por qué las necesitamos?
La Organización de Alimentos y Agricultura de Estados Unidos (FAO) y la Organización Mundial de Salud Animal (OIE) define a los probióticos como "microorganismos vivos que cuando son administrados en cantidades adecuadas confieren un beneficio saludable al huésped."

El papel principal de los probióticos es mantener la salud intestinal. Con todos los alimentos que pasan a través del intestino humano para ser procesados y la adición de ácidos digestivos y otros fluídos, existe ahí un ecosistema bacterial llamado flora intestinal. Los probióticos sirven para mantener el balance de la flora intestinal, promoviendo el crecimiento de bacterias amigables para inhibir bacterias peligrosas.1

En el caso de los niños, una salud intestinal baja puede ser la razón de malestares estomacales. La diarrea y el estreñimiento, dos de los casos más comunes de preocupación, pueden ser causados cada uno por intestinos sensibles e intestinos inactivos respectivamente. Ambos son indeseables, en extremos opuestos de la salud intestinal baja - que se relaciona al balance de bacterias en la flora intestinal.2

En el mercado existe un amplio rango de productos alimenticios que contienen probióticos para niños, incluyendo leche en polvo, bebidas lácteas ácidas, yogurt y bebidas de leche refinada. La mayoría de los mexicanos conocen las bebidas de leche refinada, si te fijas cuidadosamente encontrarás el término "Lactobacillus"impreso en el envase, un tipo, común de probiótico.
Estos productos estimulan el crecimiento de probióticos en los intestinos de tu hijo, y además ayudan a prevenir la diarrea y el estreñimiento, también pueden incrementar la absorción de minerales, incrementar la defensa natural, y en algunos casos reducir la inflamación. Con una ingesta suficiente de probióticos, comenzarás a ver las mejorías en la salud en general, como en la piel y mucosidades.3
Para una máxima efectividad de los productos alimenticios que contengan probióticos, nunca debes sobrecalentarlos, ya que los probióticos no pueden sobrevivir en altas temperaturas. generalmente arriba de 40°C.
Referencias:
  1. Fooks LJ & Gibson GR (2002) Probiotics as modulators of the gut flora.British Journal of Nutrition88, Suppl. 1, S39-S49
  2. Fooks LJ & Gibson GR (2002) Probiotics as modulators of the gut flora.British Journal of Nutrition88, Suppl. 1, S39-S49
  3. Romeo J et al (2010) Immunomodulatory effect of fibres, probiotics and synbiotics in different life-stages.Nutr Hosp,25(3): 341-349
email
email
email
email
Gracias por tu interés en los productos Friso.
Si tienes una pregunta, duda o comentario respecto a nuestros productos, servicios o la compañía, por favor llena esta forma.
Newsletter
Mantente al tanto
Ingresa
Mantente al tanto
Ingresa
Mantente al tanto
Ingresa
Mantente al tanto
Ingresa
phone icon
LÍNEA DE ATENCIÓN FRISO +52(33)36781600
Horario de oficina: Lunes a viernes de 9 a.m a 5 p.m